jueves, 4 de noviembre de 2010

El misterioso mundo del encuadre.

Anda la peña alterada por la proliferación de sensores de diferentes tamaños, lo que produce dificultades a la hora de entender cómo encuadra el sistema cámara-objetivo. En el mundo réflex han aparecido cuatro tamaños de sensor, desde el más chiquito (cuatro tercios) hasta el más grande (igual a la película de paso universal, o lo que es lo mismo, que mide 24 x 36 mm.)

El problema se siente en su máxima intensidad cuando se monta un objetivo diseñado para paso universal en cámaras con sensores más pequeños y el fotógrafo quiere entender cómo se ve afectado el encuadre resultante. Históricamente, producto del dominio casi absoluto del paso universal en la industria fotográfica durante la segunda mitad del siglo XX, se asociaba el encuadre a la distancia focal del objetivo, obviando que aquél depende también del tamaño del elemento fotosensible.

Por este motivo, una y otra vez aparece este tema en los foros de fotografía. Yo soy asiduo de Nikonsitas, pero lo mismo da el foro de fotografía que consultes; lo verás una y otra vez. Por eso copio lo que he publicado recientemente en dicho foro, en uno de los hilos que sacó el tema del armario, one more time. A ver si, entre todos, conseguimos aclararlo:

Desgraciadamente para entender el misterioso mundo del encuadre hay que recurrir algo a las matemáticas y a un concepto caído en desuso, el ángulo de visión, que es la madre del cordero.

El encuadre se mide por el ángulo de visión, normalmente diagonal (aunque también se utilizan el vertical y el horizontal), definido por el ángulo imaginario que une a la cámara con los dos elementos de la escena correspondientes a los situados en los extremos de una de las dos diagonales de la foto. No hace falta nada más para definir un encuadre.

¿De qué depende el ángulo de visión? Veamos su fórmula para enfoque a infinito en objetivos con representación rectilínea, aunque es válida para la mayoría de distancias de enfoque:

ángulo de visión = 2 * arco tangente (D/(2*f))

donde D es el tamaño de la diagonal del sensor y f es la distancia focal.

Como se puede ver, a mayor focal, menor ángulo de visión. A mayor tamaño del sensor, mayor ángulo de visión. Por supuesto, el círculo de la imagen formado por el objetivo sobre el plano del sensor debe ser lo suficientemente grande como para que lo cubra por entero. Teniendo en cuenta esta limitación, se pueden utilizar muchos tipos de sensor con un objetivo dado.

Ahora juguemos un poco con las cifras. ¿Cuanto hay que aumentar la focal para mantener el encuadre si aumentamos el tamaño del sensor? Pues exactamente en la misma proporción en que aumentamos la diagonal del sensor. En el caso particular de tratarse de un sensor DX y otro FX, dado que éste tiene una diagonal aproximadamente 1,5 veces mayor que aquél, la focal debe multiplicarse por 1,5 para mantener encuadres equivalentes. En sentido inverso FX > DX, hay que dividir la distancia focal por 1,5.

En cuanto al tema del recorte, es una mala imagen mental. Todos los objetivos sufren un recorte de su círculo de imagen cuando ésta se proyecta sobre el sensor; no puede ser de otra manera, pues éste es rectangular. Además, el círculo de imagen es mayor que el mínimo teórico necesario para cubrir el sensor para el que se ha diseñado el objetivo, y si se trata de un objetivo zoom, su círculo de imagen cambia de tamaño cuando se cambia la focal. La pregunta correcta es: ¿este sensor es compatible con este objetivo?, cuya respuesta es afirmativa si las dimensiones del sensor son menores o iguales al sensor más grande para el que se diseñó el objetivo. Por este motivo, los objetivos diseñados para la película de 24x36 mm. (los denominados FX por Nikon) son compatibles con sensores DX, pero no al revés.

Información de referencia: http://en.wikipedia.org/wiki/Angle_of_view

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario