martes, 26 de octubre de 2010

¿Has pensado que tus fotos se pueden estar viendo en blanco y negro?

¿Qué no te lo crees? Eso es que no estás al tanto de la silenciosa e imparable llegada de los libros electrónicos.

Sí, si, esos dispositivos tan sosos, con sus pequeñas pantallas en blanco y negro (o siendo precisos, en gris y negro), su lentitud de funcionamiento y su aspecto tan poco lustroso y sexy, en las antípodas de cualquier producto de la factoría de la manzana.

Pero lo cortés no quita lo valiente: el libro electrónico es, eminentemente, práctico. Cualquier amante de la lectura se acabará comprando uno, aunque sólo sea por el suculento descuento del 25% que, de momento, se aplica a la venta de libreo electrónicos en el panorama editorial español.

Como no podía ser menos, estos trastos llevan ranura para insertar tarjetas de memoria, y son capaces de visualizar fotos... ¡en gris sobre negro! Maravilloso; tus fotos, con esos espléndidos colores que con tanta dedicación te has currado en Photoshop se van a ver.... Bueno, prefiero que lo experimentes por tu cuenta. Si tienes un libro electrónico, transfiere unas cuantas; si no, busca un conocido que lo tenga y haz la prueba. Escribe un comentario a este articulo para compartir la experiencia.

4 comentarios:

  1. Hombre!!!, Imagenlibre renacido como blog! Eso sí, se echan en falta los artículos que tenías antes... sobre todo las reviews :(

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, sobre libros.... en mi iPad (mi lector de libros electrónicos), las fotos se ven de miedo a todo color ;-P

    ResponderEliminar
  3. Caray Amando estas que te sales, D700, 24-70, dos SB900 y ahora un ebook, tefalta el ipad para ver las fotos ¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Bueno, gracias por vuestros comentarios. Por cierto que no tiene nada que ver un lector de libros electrónicos con un tablet. Pero nada de nada. El lector es el primer dispositivo filestrónico que se puede leer sin dejarse las retinas en el intento. Y el que no se lo crea, que lea Guerra y Paz o la trilogía de Larsson en un iPad (pero luego que no pretenda que le pague la cuenta del oftalmólogo)

    ResponderEliminar